Vacunas, ¿Un gran mito y un gigantesco negocio?

vacunas

Según una de las publicaciones del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) de 1997, existen entre 30.000 y 50.000 casos de meningitis viral por año solamente en Estados Unidos.

Fue allí donde todos esos 30.000 – 50.000 casos de polio desaparecieron después de la introducción de la vacunación masiva. También es necesario saber que la polio es una enfermedad creada por el hombre, que esas tan publicitadas epidemias han sido mal justificadas, puesto que estaban causalmente ligadas a una difteria intensificada y a otras vacunas administradas en el momento. Y hasta tienen un nombre:

Poliomielitis provocada.

La revista oficial de la Asociación Medica Americana (JAMA) en 1993 publicó que la caída en la incidencia de Meningitis Hib se daba en el grupo de niños menores de un año de edad cuando ninguna de las vacunas Hib estaba siquiera autorizada para ese grupo de edad.

Las recientes epidemias de meningitis en estudiantes universitarios de EEUU pueden estar claramente ligadas al cumplimiento de la vacunación contra sarampión, paperas y rubéola como condición para el ingreso a las universidades de EEUU.

La incidencia de la tos convulsa se incrementó tres veces más después de 1978, momento en que los estados americanos individualmente comenzaron a exigir la vacunación, tal como lo demuestran las páginas adjuntas de Hutchins et al.

No es necesario ser científico espacial para poder interpretar dicho artículo, desafortunadamente, solo basta con ser médico para no comprender sus propios datos. La medicina desarrolló un tipo especial de razonamiento absurdo, como el de que nunca se ha demostrado la relación causal entre la vacunación y las reacciones observadas, sin definir exactamente lo que considerarían evidencia de la relación causal, mientras que publican datos sin procesar que indican claramente la conexión causal entre la vacunación y el aumento documentado en la incidencia de las enfermedades. La revista oficial de la Sociedad Americana de Medicina (JAMA) publicó en 1992 que la incidencia de la tos convulsa, basada en los datos obtenidos en la admisión hospitalaria, es de hasta 126.000 casos por año en Estados Unidos. Este es, verdaderamente, el nivel pre-vacunación. Cuando se ensayaba la vacuna contra la tos convulsa acelular en Suecia, apenas se administraron las tres dosis de la vacuna a los bebés en estudio (es decir que se les dio la vacunación completa) éstos desarrollaron una enorme epidemia de tos convulsa. Se discontinuó el experimento antes del tiempo de prueba planeado de dos años. Es necesario agregar que prácticamente todos los niños suecos por debajo del año de vida participaron del ensayo. Se esperaban 20 muertes y se observaron 45 (más una accidental) y a pesar de ello, este incremento tan significativo fue encubierto afirmándose que ninguna de las muertes tenía relación con la vacunación, aún cuando algunas muertes se habían producido dentro de las 24 horas o pocos días después de la vacunación. Los vacunadores no lograron erradicar el sarampión, pero ahora sí afirman haber reducido la incidencia de la enfermedad entre 1970 y 1987.

No obstante, se ha publicado que en las comunidades Amish, muy poco vacunadas, no se había denunciado ni un solo caso de sarampión entre 1970 y 1987. Luego, a partir de 1987, tanto las comunidades Amish no vacunadas como las comunidades externas muy bien vacunadas comenzaron a experimentar importantes epidemias de sarampión.

Obviamente, la vacunación era totalmente irrelevante. Es muy probable que las constantes y pequeñas epidemias de sarampión entre 1970-87 en los vacunados hayan sido causadas por las vacunas, haciendo que el sarampión se mantuviera vigente.

En verdad, las epidemias de sarampión y tos convulsa en Estados Unidos y cualquier otra parte se dan principalmente en poblaciones totalmente vacunadas.

En lugar de admitir con honestidad que la vacunación había fracasado, los vacunadores recurrieron a tergiversaciones y mentiras atroces. La peor es la del Síndrome del Bebé Maltratado. Adjunto mi propio trabajo sobre este tema, enfatizando que todos esos desprendimientos y hemorragias de retina considerados pruebas contundentes de trauma (tales como el zamarreo de los bebés por parte de sus padres o niñeras) pueden ser y son efectivamente ocasionados por las vacunas, tal como lo demuestran los trabajos adjuntos publicados en The Lancet, entre otros.

En verdad, no necesitamos hacer más investigaciones, ya se ha publicado todo lo que tenemos que saber para darnos cuenta de que las vacunas no previenen las enfermedades sino que están causalmente implicadas como responsables de las mismas así como de reacciones muy serias.

Le envío mi libro Vaccination basado únicamente en el estudio de la literatura médica.

Sabiendo esto, he llegado a la inevitable conclusión de que no necesitamos absolutamente de ninguna vacuna. Existe una única inmunidad, la natural, la cual se logra a través de las enfermedades infecciosas contraídas en la niñez.

Ningún niño a esta edad tendría por qué morir a causa de estas enfermedades: si así fuera, sería por impericia médica. Como ya lo indiqué en los seminarios sobre los peligros de la vacunación, organizados por el Royal Australia College of GP’s (el programa de capacitación de postgrado para médicos generalistas), para los cuales fui invitada a presentar mi ponencia contra las vacunas. Cuando médicos prescriben antibióticos para un niño con sarampión, lo que están haciendo es empeorar el cuadro. Los antibióticos constituyen otro sórdido capítulo en la agresión médica al sistema inmunológico, eliminan la flora intestinal, suprimen el sistema inmunológico y ocasionan graves efectos colaterales, en niños que padecen enfermedades infecciosas. Algunos grupos, que advierten sobre los efectos colaterales de las vacunas, pueden decirle a ud que soy radical. No solo considero que esto es altamente difamatorio, sino extremadamente ilógico e insensato: ¿acaso es uno radical por saber lo que yo sé (lo cual incluye una amplia publicación de evidencias de que las vacunas no proporcionan ningún beneficio, dado que no otorgan protección contra las enfermedades infecciosas, y que las reacciones son muy frecuentes, afectando prácticamente a todos los niños vacunados en menor o mayor grado) y por consiguiente, es uno radical por estar en contra de todas las vacunas? ¿Se es razonable mientras se sabe que aproximadamente uno de cada 270 niños en California padecen autismo, que uno de cada 250 niños americanos sufren algún tipo de problema en el aprendizaje o la conducta, sin olvidar que uno de cada 500 niños desarrollan leucemia y cáncer los cuales son también ocasionados por la vacunación, y sabiendo además que las enfermedades infecciosas son beneficiosas para los niños porque hacen madurar el sistema inmunológico, marcando etapas en el desarrollo? ¿Y todavía se siguen buscando mejores vacunas?

No existe tal vacuna: la introducción de agentes patógenos (y muchos otros agentes contaminantes y substancias tóxicas) no van a garantizar la inmunidad. Oficialmente, la investigación inmunológica ha ido demostrando desde principios de este siglo que la inyección de vacunas no inmuniza: sensibiliza, hace que los receptores sean más susceptibles a las enfermedades que supuestamente las vacunas deberían prevenir, y además los convierte en huéspedes de infecciones bacterianas y virales no relacionadas. Los niños vacunados sufren de una interminable serie de infecciones de oído que solamente en los Estados Unidos tiene un costo de aproximadamente 3000 millones de dólares anuales.

Una joven australiana, residente en Inglaterra, organizó uno de mis numerosos seminarios allí y me contó que su padre le había dicho ” Vé a los seminarios de Viera y no vacunes a tus hijos. Todos esos problemas de infecciones auditivas como la otitis media serosa o “glue ear” son ocasionados por las vacunas”. Cuando le pregunté quién era su padre, me contestó ” Es otorrinolaringólogo en Brisbane, Australia “. También le pregunté si él le pedía a otros padres que hicieran lo mismo. Este no es el único ejemplo de la deshonestidad del sistema de vacunación, quienes temen tomar su propia medicina.

El Medical Observer de Australia publicó mi respuesta al ataque realizado por un defensor fanático de la vacunación en la cual lo desafiaba a continuar el debate en televisión y que se hiciera inyectar las vacunas que se les aplicaban a los bebés, pero ajustadas según su peso corporal, por un médico de mi elección y en mi presencia (se adjunta el artículo).No hemos tenido noticias de él. Considero que éste es un pedido razonable que se le puede hacer a todos los vacunadores. Sin mencionar el horror en sus ojos. Creo haber más o menos delineado algunos de los hechos esenciales sobre la vacunación. La vacunación obligatoria en Estados Unidos es verdaderamente un insulto arrogante a la constitución americana, a la libertad de elección, y a la simple decencia humana, además de representar a la tiranía médica. Esta práctica debe interrumpirse si Estados Unidos quiere seguir proclamándose como garante de libertad para todos contra todas las formas de tiranía. La caridad comienza por casa.

Fuente: Fundación The Eagle http://www.eaglefoundation.org

[Vaccination] [Dra. Viera Scheibner]

www.librevacunacion.com.ar

————————————————————————–

por Jon Rappoport

Octubre 2004-enero2006

Extraído de la Revista Nexus, Volumen 13, Número 2 (Febrero – Marzo 2006)

Un investigador de vacunas jubilado hace público lo que la industria farmacéutica y las autoridades de salud no quieren que nosotros sepamos: las vacunas no son seguras, no han sido ensayadas y es uno de los más grandes fraudes de nuestro tiempo.

Estadísticas y Propaganda

¿Cuántos americanos realmente se mueren de gripe cada año? Pregunte a la Asociación Pulmonar americana. Mejor todavía, lea su propio informe de agosto del 2004, titulado las Tendencias en la Pulmonía e Influenza/Morbosidad y Mortalidad”. Este informe viene de la Unidad de Investigación y Asuntos Científicos en Epidemiología y Estadísticas. Al fondo del documento, la fuente está listada como Centro Nacional para las Estadísticas de Salud, el ” Reporte de Estadísticas de Mortalidad, 1979–2001″.

Prepárese para algunas sorpresas, especialmente desde que los Centros americanos para el Control de la Enfermedad (CDC) sigue trompeteando los números anuales como de 36,000. Como maquinaria de reloj, año tras año, 36,000 personas Estados Unidos mueren de gripe todos los años. La enfermedad asesina. ¡Tenga cuidado! Vacúnese contra la gripe. Todos los otoños. No espere. ¡Usted podría caer muerto en la calle!

Aquí están las muertes totales por influenza del informe (de 1979 a 1995, las estadísticas se soltaban cada dos años):

• 1979: 604

• 1981: 3,006

• 1983: 1,431

• 1985: 2,054

• 1987: 632

• 1989: 1,593

• 1991: 1,137

• 1993: 1,044

• 1995: 606

• 1996: 745

• 1997: 720

• 1998: 1,724

• 1999: 1,665

• 2000: 1,765

• 2001: 257

¿No me cree? Aquí está la página (http://www.lungusa.org/atf/cf/%7B7A8D42C2-FCCA-4604-8ADE-7F5D5E762256%7D/PI1.PDF). Llegue allí y vaya a la página nueve del documento. Entonces desplácese hacia abajo hasta llegar a la tabla de muertes de la gripe como categoría separada.

Recientemente, Tommy Thompson, jefe de Servicios Humanos y Salud americana, declaró que el 91 por ciento de las personas que se mueren de la gripe en el EE.UU. todos los años tiene más de 65 años de edad. Así que usted podría practicar un poco de aritmética y deducir a cuántas personas debajo de los 65 años realmente están muriendo de gripa cada año. Pero no importa. Las estadísticas crudas de todas las edades son bastante bajas. Realmente bastante bajas.

¿Ve usted lo qué está pasando aquí? Usted puede entrar en mi archivo y leer las recientes piezas en este asunto y puede encontrar mi argumento para aquéllos que alegremente afirman,

“Bien, usted ve, ah, ah, la gripe lleva a menudo a la pulmonía y por eso nosotros tenemos que tener tanto cuidado con la gripe. Las muertes por pulmonía están en números grandes, blah, blah, blah…”

Es una estafa recta, gentes. El CDC está en una esquina callejera con una mesa pequeña, y hay cómplices dando vueltas y repitiendo la figura de las 36,000 muertes mientras los PR en la mesa están trabajando el ángulo de la vacuna. La muchedumbre está poniéndose inquieta. Un hombre grita ¿”Dónde está mi vacuna de la gripe? ¡Todos nosotros vamos a morir”! Entretanto, en la Colina de Capitolio, el Congreso está planeando una medida que les garantizará mil millones de dólares anuales de ganancias a los fabricantes de vacunas, sin importar cuántas dosis son dejadas sin usar.

Ahora que surge un cuadro mucho más claro del número más bajo de muertes anuales de gripe en el EE.UU., es natural revisar el problema de vacunas. Dejando la histeria sobre “los altos números de muertes por gripe” y la “necesidad urgente de conseguir la vacuna”, ¿con que estamos realmente tratando? La respuesta es PR. La propaganda está siendo usada para inflar artificialmente las estadísticas de la gripe y así dirigir a las personas a las clínicas y a los doctores para conseguir sus vacunas. ¿Y que hay de las vacunas? ¿Cuan seguras y eficaces son?

Yo he advertido mucho tiempo sobre los peligros de las vacunas, sobre todo para los bebés y los niños jóvenes cuyos sistemas inmunológicos no son capaces de hacerle frente a los muchos contaminantes y preservantes tóxicos en las vacunas. Hay otras razones de por qué incluso los adultos deben evitarlas. Ahora, por primera vez, una persona que trabajó desde adentro de la industria de la vacuna ha estado de acuerdo en hablar sobre los peligros de las vacunas.

“Dr Mark Randall” es el seudónimo de un ex-investigador de la vacuna que trabajó durante muchos años en los laboratorios de las más importantes casas farmacéuticas y los Institutos Nacionales de Salud del gobierno americano. Él está ahora jubilado y ha estado de acuerdo, renuentemente, en hablar. En mi opinión, su concuerda con todas las otras demandas que he estudiado en años pasados.

Esta entrevista que sigue, no sólo es importante debido al conocimiento íntimo del Dr Randall de los peligros de la vacuna, sino por su testimonio sobre los funcionamientos interiores y encubrimientos entre el gobierno y la industria de la vacuna – dos fuentes que siguen intentando asegurar a los americanos de que pueden confiarse. Este importante extracto es quizás el mejor resumen escrito de evidencia segura para el caso contra las inmunizaciones.

P (JON RAPPOPORT): Usted estaba una vez seguro que las vacunas eran el sello de la buena medicina.

R (Dr Mark Randall): Sí, lo estaba. Yo ayudé a desarrollar algunas vacunas. No diré cuáles.

P: ¿Por qué no?

R: Quiero conservar mi privacidad.

P: ¿Así que usted piensa que pudiera tener problemas si habla públicamente?

R: Yo creo que pudiera perder mi pensión.

P: ¿En base de que?

R: Las razones importan. Estas personas tienen maneras de causar problemas, cuando se fue alguna vez “parte del Club”. Yo conozco a una o dos personas que fueron puestas bajo vigilancia, que fueron acosados.

P: ¿Acosados por quien?

R: El FBI.

P: ¿Realmente?

R: Efectivamente. El FBI usó otros pretextos. Y el IRS puede venir, también.

P: Tanto para la libertad de expresión.

R: Yo era ” parte del círculo ” interno. Si ahora yo empezara a nombrar nombres y hacer acusaciones específicas contra los investigadores, podría estar en un mundo de problemas.

P: ¿Usted cree que deben permitírseles a las personas escoger si se quieren vacunar?

R: A nivel político, sí. A nivel científico, las personas necesitan la información para que ellos puedan escoger bien. Una cosa es decir que la opción es buena. ¿Pero si la atmósfera está llena de mentiras, cómo puede usted escoger? También, si el FDA fuera manejado por personas honorables, no se concederían las licencias para estas vacunas. Ellos serían investigados en cada pulgada de sus vidas.

P: Hay historiadores médicos que declaran que el declive global de enfermedades no es debido a las vacunas.

R: Yo sé. Durante mucho tiempo yo ignoré su trabajo.

P: ¿Por qué?

R: Porque tuve miedo de lo que encontraría. Yo estaba en el negocio de desarrollar las vacunas. Mi sustento dependía de continuar ese trabajo.

P: ¿Y entonces?

R: Hice mi propia investigación.

P: ¿A qué conclusiones llegó?

R: El declive de enfermedad es debido a las condiciones mejoradas de vivienda.

P: ¿Qué condiciones?

R: El agua más limpia. Sistemas avanzados de alcantarillado. Nutrición. Comida más fresca. Disminución en la pobreza. Los gérmenes pueden estar por todas partes, pero cuando se está saludable usted no contrae fácilmente enfermedades.

P: ¿Qué sintió usted al completar su propia investigación?

R: Desesperación. Comprendí que yo estaba trabajando en un sector basado en una colección de mentiras.

P: ¿Algunas vacunas son más peligrosas que otras?

R: Sí. La de DPT, por ejemplo. La MMR. Pero algunos lotes de vacunas son más peligrosos que otros lotes de la misma vacuna. Hasta donde yo se, todas las vacunas son peligrosas.

P: ¿Por qué?

R: Por varias razones. Ellos involucran el sistema inmunológico humano en un proceso que tiende a comprometer la inmunidad. Ellos pueden realmente causar la enfermedad que se supone que ellos previenen.

P: ¿Por qué nosotros citamos estadísticas que parecen demostrar que las vacunas han tenido gran éxito en erradicar las enfermedades?

R: ¿Por qué? Para dar la ilusión que estas vacunas son útiles. Si una vacuna suprime síntomas visibles de una enfermedad como el sarampión, todos asumimos que la vacuna es un éxito. Pero, bajo la superficie, la vacuna puede dañar el propio sistema inmunológico. Y si causa otras enfermedades — digamos, meningitis—el hecho está enmascarado, porque nadie cree que la vacuna puede hacer eso. La conexión se pasa por alto.

P: Se dice que la vacuna de la viruela erradicó la viruela en Inglaterra.

R: Sí. Pero cuando usted estudia las estadísticas disponibles, usted consigue otro cuadro.

P: ¿Y cual es?

R: Había ciudades en Inglaterra dónde las personas que no fueron vacunadas no contrajeron la viruela.

Había lugares dónde las personas que fueron vacunadas experimentaron epidemias de viruela. Y la viruela ya estaba en declive antes de la introducción de la vacuna.

P: Así que usted está diciendo que a nosotros nos han dado una falsa historia.

R: Sí. Eso es exactamente lo que yo estoy diciendo. Ésta es una historia que se ha cocinado para convencer a las personas que las vacunas son invariablemente seguras y eficaces.

Contaminación de la vacuna

P: Ahora, usted trabajó en laboratorios dónde pureza es importante.

R: El público cree que estos laboratorios, estos medios industriales, son los lugares más limpios en el mundo. Eso no es verdad. La contaminación ocurre todo el tiempo. Se introduce toda clase de desperdicios en las vacunas.

P: Por ejemplo, el virus SV40 DEL mono va incluido en la vacuna de la polio.

R: Bien sí, eso pasó. Pero eso no es lo que quiero decir. El SV40 entró en la vacuna de la polio porque la vacuna se hacía usando los riñones del mono. Pero estoy hablando sobre algo más. Las condiciones reales del laboratorio. Los errores. Los descuidos. El SV40, que después se encontró en los tumores cancerosos… eso era lo que yo llamaría un problema estructural. Era una parte aceptada del proceso industrial. Si usted usa los riñones del mono, usted abre la puerta a gérmenes que no sabe están en esos riñones.

P: De acuerdo, pero ignoremos esa distinción entre los diferentes tipos de contaminantes por un momento. ¿Qué contaminantes encontró usted en sus muchos años de trabajo con las vacunas?

R: Bien. Yo le daré algunos con los que yo me encontré, y también le daré lo que otros colegas míos encontraron. Aquí hay una lista parcial.

• En la vacuna Rimavex contra el sarampión, nosotros encontramos varios virus del pollo.

• En la vacuna de la polio, encontramos acantamoeba que es una amiba llamada “come-cerebro”.

• En la vacuna de la polio encontramos el cytomegalo virus de los simios.

• Virus espumante de simio en la vacuna del rotavirus.

• Virus de cáncer de pájaro en la vacuna de MMR.

• Varios micro-organismos en la vacuna del ántrax.

• Yo he encontrado inhibidores de enzimas, potencialmente peligrosos, en varias vacunas.

• En la vacuna de la rubeola , virus de pato, perro y virus de conejo.

• El virus de leucosis aviaria en la vacuna de la gripe.

• Virus de la Peste en la vacuna de MMR.

P: Permítame poner eso en claro. Todos estos son contaminantes que no pertenecen en las vacunas.

R: Eso es correcto. Y si usted intenta calcular que daño pueden causar estos contaminantes, bien, nosotros realmente no sabemos porque no se ha hecho comprobación alguna, o muy poca. Es un juego de ruleta. Usted se arriesga. Tampoco, la mayoría de las personas saben que algunas vacunas de la polio, vacunas adenovirus, rubeola, hepatitis] A y las vacunas del sarampión han sido hechas con tejido fetal humano abortado. De vez en cuando he encontrado lo que creí que eran fragmentos bacterianos y virus de la polio en estas vacunas de tiempo en tiempo que pueden haber venido de ese tejido fetal. Cuando usted busca los contaminantes en las vacunas, usted puede encontrar material que es confuso.

Usted sabe que no debe estar allí, pero no sabe exactamente que es lo que tiene. Yo he encontrado lo que creí era un “fragmento” muy pequeño “de cabello humano y también mucosidad humana. Yo he encontrado lo que sólo podría llamarse “proteína extranjera” lo que podría significar casi cualquier cosa. Podría significar proteínas de los virus.

P: Suenan por todos lados las campanas de alarma.

R: ¿Cómo piensa que yo me sentía? Recuerde, este material está entrando en el torrente sanguíneo sin atravesar algunas de las defensas inmunes ordinarias.

P: ¿Cómo fueron recibidos sus resultados?

R: Básicamente, era “No se preocupe; esto no puede remediarse.”. Haciendo las vacunas, usted usa varios tejidos de animales, y aquí es donde entre este tipo de contaminación. Claro, yo no estoy ni siquiera mencionando los químicos normales como formaldehído, mercurio y aluminio que son puestos en las vacunas intencionalmente [como preservantes].

P: Esta información es bastante asombrosa .

R: Sí. Y yo estoy mencionando solamente algunos de los contaminantes biológico. Quién sabe cuántos otros hay. Otros que nosotros no encontramos porque no pensamos buscarlos. ¿Si el tejido de, digamos, un pájaro, es usado para hacer una vacuna, cuántos posibles gérmenes pueden estar en ese tejido? No tenemos idea alguna. Nosotros no tenemos ninguna idea lo que podrían ser, o qué efectos podrían tener en los humanos.

Las falsas suposiciones sobre la seguridad de la vacuna

P: ¿Y más allá del problema de la pureza?

R: Usted está tratando con la premisa defectuosa básica sobre las vacunas: que ellos estimulan el sistema inmunológico intricadamente para crear condiciones de inmunidad de la enfermedad. Ésa es una mala premisa. No funciona así. Se supone que una vacuna crea “los anticuerpos que, indirectamente, ofrecen protección contra la enfermedad. Sin embargo, el sistema inmunológico es mucho más grande y más involucrado que los anticuerpos y sus células asesinas “relacionadas”.

P: ¿El sistema inmunológico es…?

R: El cuerpo entero, realmente. Además de la mente. Se podría decir que todo es sistema inmunológico. Por eso usted puede ver, en medio de una epidemia, esos individuos que permanecen saludables.

P: Así que el nivel de salud general es importante.

R: Más que importante. Vital.

P: ¿Cómo es se presentan falsas estadísticas de la vacuna?

R: Hay muchas maneras. Por ejemplo, supone que 25 personas que han recibido la vacuna de la hepatitis B enferman de las hepatitis. Bien, hepatitis B es una enfermedad del hígado. Pero usted puede llamar enfermedad del hígado a muchas cosas. Usted puede cambiar el diagnóstico. Entonces usted ha ocultado la causa inicial (raíz) del problema.

P: ¿Y eso pasa?

R: Todo el tiempo. Tiene que pasar, si los doctores asumen automáticamente que las personas que reciben las vacunas no enferman de las enfermedades contra las que se supone que están ahora protegidos. Y eso es exactamente lo que los doctores asumen. Usted ve, es razonamiento de círculo vicioso. Es un sistema cerrado. No admite ninguna falta. Ninguna posible falta. Si una persona que recibe una vacuna contra la hepatitis contrae la hepatitis o alguna otra enfermedad, la suposición automática es que esto no tiene nada que ver con la vacuna.

P: ¿En sus años de trabajar en el establecimiento de la vacuna, cuántos doctores encontró que admitieron que las vacunas son un problema?

R: Ninguno. Había algunos [investigadores que trabajan dentro de las compañías de droga] que cuestionaban en privado cuestionó lo que ellos estaban haciendo. Pero nunca lo harían público, aun dentro de sus compañías.

P: ¿Cuál fue el punto de retorno para usted?

R: Yo tenía un amigo cuyo hijo se murió después de que una vacuna DPT.

P: ¿Usted investigó?

R: Sí, informalmente. Yo encontré que este niño era completamente saludable antes de la vacunación. No había ninguna razón para su muerte, excepto la vacuna. Eso comenzó mis dudas. Claro, quise creer que al niño le aplicaron una vacuna mala de un lote malo. Pero cuando vi más allá, encontré no era ése el caso aquí. Estaba siendo arrastrado hacia una espiral de dudas que iba en aumento con el tiempo. Continué investigando, y encontré que, contrariamente a lo que yo pensaba, no se prueban las vacunas de una manera científica.

P: ¿Qué quiere decir?

R: Por ejemplo, no se hace ningún estudio apropiado a largo plazo, de cualquier vacuna, usando un grupo de control. Lo que quiero decir es que no se le da una correcta y profunda continuación, teniendo en cuenta el hecho que las vacunas pueden inducir, con el tiempo, varios síntomas y problemas serios que caen fuera del rango de la enfermedad para que la persona fue vacunada. De nuevo, se supone que las vacunas no causan problemas. ¿Entonces para que chequear? Encima de eso, la reacción a la vacuna se define de manera que todas las malas reacciones se dice que ocurren muy pronto después de aplicar la vacuna. Pero eso no tiene el sentido.

P: ¿Por qué no tiene el sentido?

R: Porque la vacuna obviamente actúa en el cuerpo para un largo periodo de tiempo después de aplicarla. Una reacción puede ser gradual. El deterioro puede ser gradual. Los problemas neurológicos pueden desarrollarse con el tiempo. Y lo hacen en varias condiciones, incluso según un análisis convencional. Así es que ¿por qué no pudiera ser este el caso con las vacunas? Si el envenenamiento químico puede ocurrir gradualmente, ¿por qué no pudiera ser éste el caso con una vacuna que contiene mercurio?

P: ¿Y eso es lo que usted encontró?

R: Sí. La mayor parte del tiempo usted trata con correlaciones. Las correlaciones no son perfectas. Pero si usted encuentra a 500 padres cuyos niños han sufrido daños neurológicos durante el periodo de un año después de tener una vacuna, esto debería ser suficiente chispa para una intensa investigación.

P: ¿Ha sido suficiente?

R: No. Nunca. Esto le dice algo de inmediato.

P: ¿Qué es…?

R: Las personas que hacen la investigación realmente no están interesadas en ver los hechos. Ellos asumen que las vacunas son seguras. Así, cuando investigan, ellos invariablemente proponen exoneraciones de las vacunas. Ellos dicen, “Esta vacuna es segura”. ¿Pero en qué basan ellos esos juicios? Ellos los basan en las definiciones e ideas que automáticamente los conducen fuera de cualquier condena de la vacuna.

P: Hay numerosos casos dónde ha fallado una campaña de vacunación, donde las personas han enfermado de la enfermedad contra la que ellos fueron vacunados.

R: Sí, hay muchos casos así. Y allí simplemente se ignora la evidencia. Se descuenta. Los expertos dicen, si es que dicen algo en absoluto, ésta es simplemente una situación aislada, pero que globalmente la vacuna ha mostrado ser segura. Pero si usted suma todas las campañas de vacunación donde han ocurrido daños y enfermedades, usted comprende que éstos no son situaciones aisladas.

Intereses compitiendo

P: ¿Usted discutió alguna vez con sus colegas acerca de lo que estamos hablando, cuándo todavía estaba trabajando en el establecimiento de la vacuna?

R: Sí, yo hice.

P: ¿Qué pasó?

R: Algunas veces dijeron que me quedara callado. Era claro que debía regresar a trabajar y olvidarme de mis presentimientos. En algunas ocasiones encontré el miedo. Los colegas intentaron evitarme. Ellos se sentían que pudieran ser etiquetados con “culpa por asociación”. Con todo y todo, sin embargo, yo me comporté. Me aseguré de no crearme problemas.

P: ¿Si las vacunas realmente dañan, porqué se aplican?

R: En primer lugar, no hay ningún “si”. Las vacunas dañan. Se vuelve una pregunta más difícil de decidir si dañan a esas personas que no parecen mostrar daños. Entonces usted está tratando con un tipo de investigación que debe hacerse, pero no se hace. Los investigadores deben sondear para descubrir un tipo de mapa, o cuadro de flujo que muestre exactamente que es lo que hacen las vacunas en el cuerpo desde el momento en que entran.

Esta investigación no se ha hecho. Acerca de por qué se aplican, nosotros podríamos sentarnos aquí durante dos días y podríamos discutir todas las razones. Como usted muchas veces han dicho, en diferentes niveles del sistema la gente tiene sus motivos: el dinero, miedo de perder un trabajo, deseo de ganar puntos del pastel, prestigio, premios, promoción, idealismo desencaminado, hábito de no pensar, y así sucesivamente…

P: El furor acerca de la vacuna contra la hepatitis B parece una buena avenida.

R: Yo pienso que sí. Para decir que los bebés deben tener la vacuna y luego, en la próxima respiración, admitir que una persona contrae la hepatitis B por contacto sexual y de compartir agujas, es una ridícula yuxtaposición. Las autoridades médicas intentan cubrirse diciendo que 20,000 niños en el EE.UU. contraen la hepatitis B todos los años por “causas desconocidas”, y por eso cada bebé debe tener la vacuna. Yo disputo la cantidad de 20,000 y los llamados estudios que lo respaldan.

P: Andrew Wakefield, el médico británico que descubrió el vínculo entre la vacuna de MMR y el autismo, simplemente ha sido despedido de su trabajo en un hospital de Londres.

R: Sí. Wakefield realizó un gran servicio. Sus correlaciones entre la vacuna y el autismo está asombrando…

P: Yo sé que una celebridad de Hollywood declarando públicamente que no tomará una vacuna, está cometiendo suicidio de su carrera.

R: Hollywood está muy poderosamente vinculado al cartel médico. Hay varias razones, pero una de ellas es simplemente es que un actor que es famoso puede atraer una gran cantidad de publicidad si dice algo. Yo estuve presente en su demostración contra el FDA en el centro de la ciudad de Los Angeles en 1992. Uno o dos actores hablaron contra el FDA. Desde ese tiempo, difícilmente encontrará a un actor que halla hablado de forma alguna en contra del cartel médico.

P: Dentro de los Institutos Nacionales de Salud, ¿cómo andan los ánimos, cual es el marco básico de mentalidad?

R: Las personas están compitiendo por los dineros de la investigación. La última cosa sobre la que ellos piensan está desafiando el statu quo. Ellos ya están en una guerra de intramuros por ese dinero. Ellos no necesitan más problema. Éste es un sistema muy aislado. Depende de la idea que, la medicina grande, y moderna tiene mucho éxito en todas las fronteras. Admitir los problemas sistémicos en cualquier área es lanzar dudas sobre toda la empresa.

Usted podría pensar, por consiguiente, que el NIH es el último lugar en el que uno debe pensar para hacer demostraciones. Pero es justamente al revés. Si cinco mil personas se presentaran allí exigiendo una contabilidad de los beneficios reales de ese sistema de investigación, exigiendo saber cuales son los beneficios reales de salud se han conferido al público, de los billones de dólares gastados vertidos a esa institución, algo podría empezar. Podría encenderse una chispa. Usted podría conseguir, con demostraciones más extensas, toda clase de cosas. Los investigadores, algunos, podrían empezar filtrando información.

P: Una buena idea.

R: Las personas en trajes, paradas tan cerca de los edificios como lo permite la policía. Las personas en trajes de negocio, en trajes de trotar, madres y bebés. Gente bien, gente pobre, toda clase de gente.

P: ¿Qué hay sobre el poder destructivo combinado de varias vacunas dadas a los bebés esos días?

R: Es una parodia y un crimen. No hay ningún estudio real de alguna profundidad que se haya hecho en esto. De nuevo, es un hecho que se supone que las vacunas son seguras, y por consiguiente, aplicar cualquier número de vacunas juntas también es seguro. Pero la verdad es que las vacunas no son seguras. Por consiguiente los se incrementan los potenciales aumentos de daños al aplicar varias vacunas en un corto período de tiempo.

P: Luego tenemos la estación de gripe de otoño.

R: Sí. Como si fuera sólo en el otoño que estos gérmenes flotaran a EE.UU. desde Asia. El público se traga esta premisa. Si pasa en abril, es un mal resfriado. Si pasa en octubre, es la gripe.

P: ¿Usted se arrepiente de haber trabajado todos esos años en el campo de la vacuna?

R: Sí. Pero después de esta entrevista, lo sentiré un poco menos. Y estoy trabajando de otras maneras. Yo reparto información a ciertas personas cuando pienso que harán buen uso de ello.

Cantidad de ensayos y necesidad de estudios sobre seguridad de vacunas

P: ¿Algo que usted quiera que el público entienda?

R: Que la cantidad de ensayos estableciendo la seguridad y eficacia de las vacunas está en las personas que las fabrican y las autorizan para el uso público. Simplemente eso. La carga de ensayos no está en usted o en mí. Y para los ensayos se necesita hacer estudios bien diseñados y a largo plazo. Se necesita darle una extensa continuidad. Se necesita entrevistar a las madres y prestar la atención a lo que digan las madres sobre sus bebés, y lo que les pasa a ellos después de la vacunación. Usted necesita todas estas cosas—esas cosas que no están allí.

P: Las cosas que no están allí.

R: Sí..

P: Me gustaría que usted repasara esto una vez más para evitar cualquier confusión, los problemas de enfermedad que pueden causar las vacunas — cuales enfermedades, cómo pasa eso…

R: Básicamente estamos hablando acerca de dos potenciales, resultados dañinos. Uno, la persona contrae enfermedad de la vacuna. Contrae la enfermedad que está supuesta a evitarse con la vacuna, porque para empezar, alguna versión de la enfermedad está en la vacuna. O dos, no contrae esa enfermedad, pero quizá en seguida, o en algún momento más tarde, él desarrolla otra condición que es causada por la vacuna. Esa condición podría ser autismo—o lo que le llaman autismo — lo que podría ser alguna otra enfermedad como meningitis. O podría volverse mentalmente discapacitado.

P: ¿Hay alguna manera de comparar la frecuencia relativa de estos diferentes resultados?

R: No. Porque la continuidad es muy pobre. Nosotros sólo podemos suponer. Si usted pregunta, en una población de cien mil niños que se les administra la vacuna del sarampión, cuántos contraen sarampión y cuántos desarrollan otros problemas de la vacuna, no hay ninguna respuesta fiable.

Eso es lo que estoy diciendo. Las vacunas son supersticiones. Y con las supersticiones, no se consiguen hechos que se puedan usar. Sólo se consiguen historias, muchas de las cuales están diseñadas para reforzar la superstición. Pero, de muchas campañas de vacunación, nosotros podemos juntar una narrativa que revela algunas cosas muy perturbadoras. Se han dañado personas. El daño es real, y puede ser profundo y puede significar la muerte. El daño no se limita a unos cuantos casos, como se nos ha querido llevar a creer.

En los EE.UU., hay grupos de madres que están testificando acerca del autismo y vacunas infantiles. Ellas están avanzando y están poniéndose de pie en las reuniones. Están intentando rellenar el hueco que ha sido creado por los investigadores y médicos que vuelven la espalda a todo el asunto.

P: Permítame preguntarle esto. ¿Si usted tomara a un niño, digamos, a Boston, y usted criara a ese niño con buena y nutritiva comida y él ejercitara todos los días y fuera amado por sus padres y no le aplicaran la vacuna del sarampión, ¿cual sería su estado de salud comparado con el niño promedio en Boston que come pobremente y mira cinco horas de TELEVISIÓN al día y se le administra la vacuna del sarampión?

R: Por supuesto que hay muchos factores involucrados, pero yo apostaría al buen estado de salud del primer niño. Si él contrae el sarampión, si él lo contrae que cuando tiene nueve años, las oportunidades son de que será mucho más ligero que el sarampión que el segundo niño podría contraer. Yo apostaría al primer niño.

P: ¿Cuánto tiempo trabajó usted con vacunas?

R: Un largo tiempo. Más de diez años.

P: Viendo ahora hacia atrás, usted puede revocar alguna buena razón para decir que las vacunas tienen éxito?

R: No, no puedo. Si yo tuviera un niño ahora, lo último que yo permitiría es la vacunación. Yo me iría del estado si tuviera que hacerlo. Cambiaría el nombre familiar. Yo desaparecería. Con mi familia. Yo no estoy diciendo que llegaría a eso. Hay maneras de esquivar el sistema con gracia, si usted sabe cómo actuar. Hay exenciones que usted puede declarar, en cada Estado, basado en motivos religiosos y/o vistas filosóficas. Pero si llegara un empujón, yo me trasladaría.

P: Y sin embargo hay por todas partes todavía niños que sí los vacunan y parecen estar saludables.

R: La palabra operativa tiene “parecer”. ¿Qué hay de todos los niños que no pueden concentrarse en sus estudios? ¿Qué hay sobre los niños que de vez en cuando tienen rabietas? ¿Qué hay sobre los niños que realmente no están en posesión de todas sus facultades mentales? Yo sé hay muchas causas para estas cosas, pero las vacunas son una de ellas. Yo no me arriesgaría. No veo ninguna razón para arriesgarse. Y francamente, no veo ninguna razón para permitirle al gobierno tener la última palabra. Por mi experiencia se que la medicina gubernamental es, a menudo, una contradicción de términos. Usted consigue uno o el otro, pero no ambos.

P: Así que llegamos al nivel de campo de deportes.

R: Sí. Permita que aquellos que quieren las vacunas las tomen. Permítales a los disidentes rechazar tomarlas. Pero, como dije antes, no hay nivel de campo de deportes si el campo está cubierto con mentiras. Y cuando están involucrados bebés, se tiene a los padres para que tomen todas las decisiones. Esos padres necesitan una dosis pesada de verdad. ¿Qué hay sobre el niño del cual hablé, quién se murió de la vacuna de DPT? ¿Basados en que información actuaron sus padres? Yo puedo decirle que estaba sopesado. No era información real.

P: Los médicos de PR, en concierto con la prensa, asustan a los padres con los guiones horribles acerca de lo que pasará si sus niños no son vacunados.

R: Ellos le hacen parecer un crimen negarse a la vacuna. Ellos lo hacen sinónimo de malos padres. Usted lucha eso con buena información. Siempre es un desafío oponerse a las autoridades. Y sólo usted puede decidir hacerlo. Es la responsabilidad de cada persona tomar la decisión. Al cartel médico le gusta esa apuesta. Está apostando a que el miedo ganará.
———————————————————————–

El Dr. James R. Shannon, ex director del Instituto Nacional de salud declaró, “la única vacuna segura es la que nunca se usa”.

La vacuna de viruela se creyó que era capaz de inmunizar a las personas contra la viruela. En el momento que fue introducida esta vacuna, había ya un declive en el número de casos de viruela. Japón introdujo la vacunación compulsiva en 1872. En 1892 había 165,774 casos de viruela con 29,979 muertes, a pesar del programa de vacunación. Un severo programa obligatorio de vacuna de viruela que entablaba acciones judiciales a aquéllos que se negaban a la vacuna se instituyó en Inglaterra en 1867.

En un lapso de 4 años, el 97.5% de las personas fueron vacunadas. El año siguiente, Inglaterra experimentó la peor epidemia [1] de viruela en su historia, con 44,840 muertes. Entre 1871 y 1880 la incidencia de viruela realizó una escalada de 28 a 46 por 100,000. La vacuna de la viruela no funciona.

Mucho del éxito atribuido a los programas de vacunación realmente puede haber sido debido a la mejora en la salud pública relacionada a la calidad del agua y la higienización, condiciones de vida con menos hacinamiento, buena nutrición y mejores estándares de vivienda. Típicamente la incidencia de una enfermedad estaba claramente disminuyendo antes de que introdujeran la vacuna para esa enfermedad. En Inglaterra la incidencia de polio había disminuido por 82% antes de la introducción de la vacuna en 1956.
—————————————————————————

Diabetes Mellitus Tipo 1 Inducida por la Vacuna

El Dr. John Classen ha publicado 29 artículos sobre la diabetes inducida por la vacuna [16]. Por lo menos 8 de 10 niños con diabetes Tipo 1 (que necesitan insulina) tienen esta enfermedad como resultado de la vacunación. Estos niños pueden haber evitado el sarampión, paperas, y la tosferina, pero ellos han recibido algo mucho peor: una enfermedad que acorta la esperanza de vida por 10 o 15 años y resulta en una vida que requiere constantes cuidados médicos.

El Dr. Classen ha mostrado en Finlandia, que la introducción de la vacuna de hemophilus tipo b causó tres veces más casos de diabetes tipo 1 que el número de muertes y daños cerebrales que la influenza hemophilus tipo b pudo haber prevenido.

En Nueva Zelanda, la incidencia de diabetes Tipo 1 en niños subió en un 61% después de un agresivo programa de vacunación contra la hepatitis B.. Este mismo programa se ha empezado en los E.E.U.U. por lo que nosotros podemos ahora esperar muchos casos de diabetes Tipo 1 diabetes en los niños. Alzas similares en la diabetes Tipo 1 se han visto en Inglaterra, Italia, Suecia, y Dinamarca después del programa de inmunización contra la Hepatitis B.

Se Necesitan Substancias tóxicas para Hacer Vacunas

Las vacunas contienen muchas substancias tóxicas que se necesitan para prevenir que las vacunas sean infectadas o para mejorar la ejecución de la vacuna. Entre estas substancias están: el mercurio, formaldehído y aluminio. [17]

En los últimos 10 años, el número de niños autistas ha subido de entre 200 y 500 por ciento en cada estado en los EE.UU. Esta alza tan grande en el autismo siguió a la introducción de la vacuna del sarampión, paperas y rubéola en 1975.

Al nieto saludable del Representante Dan Burton se le dieron inyecciones para 9 enfermedades en un día. Estas inyecciones fueron instantáneamente seguidas por el autismo. Estas inyecciones contienen un preservativo de mercurio llamado el timerosal. El muchacho recibió 41 veces la cantidad de mercurio capaz de dañar al cuerpo. Mercurio es una neurotoxina que puede dañar el cerebro y el sistema nervioso. Y trágicamente lo hizo.

En los Estados Unidos el número de inyecciones obligatorias de vacuna ha aumentado de 10 a 36 en los últimos 25 años. Durante este periodo ha habido un aumento simultáneo en el número de niños sufriendo incapacidades de aprendizaje y desórdenes de déficit de atención. Algunas de éstas incapacidades infantiles están relacionadas con el daño cerebral intrauterino del uso de cocaína por la madre, pero probablemente las vacunas causan muchos de los otros.

Muchas vacunas contienen aluminio. Una nueva enfermedad llamada myofasciitis macrophagica causa dolor en los músculos, huesos y coyunturas. Todas las personas con esta enfermedad han recibido vacunas que contienen aluminio. Los depósitos de aluminio pueden permanecer como un irritante en los tejidos y perturban el sistema inmune y nervioso para toda una vida.

Casi todas vacunas contienen aluminio y mercurio. Estos metales parecen jugar un papel importante en el etiología de la Enfermedad de Alzheimer. Un experto en la Conferencia Internacional de la Vacuna, en 1997 relataba que una persona que recibe 5 o más vacunas anuales contra la influenza han aumentado la probabilidad de desarrollar la Enfermedad de Alzheimer por un factor de 10 sobre la persona que ha tenido 2 o menos vacunas de la gripe.

Cuando nosotros tomamos vacunas estamos jugando una versión moderna de la Ruleta rusa. Nosotros no sólo nos exponemos a aluminio, mercurio, formaldehído y células de proteínas extrañas, sino que podemos conseguir el virus 40 del simio y otros virus peligrosos que pueden causar cáncer, leucemia y otros severos problemas de salud porque la banca de vacunas está contaminada por técnicas descuidadas de aislamiento de animales. El congreso ha protegido a los fabricantes de demandas legales, por lo que las peligrosas vacunas simplemente incrementan las ganancias sin ningún riesgo a las compañías de droga.

Los niños americanos de 2 meses de edad comenzaron a recibir la vacuna de la hepatitis B en diciembre de 2000. No se habían hecho estudios revisados de la seguridad de la vacuna de hepatitis B en esta categoría de edad. Pronto fueron reportados más de 36,000 reacciones adversas con 440 muertes, pero la verdadera incidencia es mucho más alta, ya que el reporte es voluntario, por lo que solo aproximadamente el 10% de las reacciones adversas son reportadas.

Esto significa que aproximadamente 5000 infantes están muriendo anualmente de la vacuna de la hepatitis B. El Jefe de Epidemiología del CDC admite que la frecuencia de reacciones serias a la vacuna de hepatitis B es 10 veces superior que otras vacunas. La hepatitis B se transmite sexualmente y por sangre contaminada, por lo que la incidencia de esta enfermedad debe estar cerca del cero en esta edad.

Un experto de la vacuna, Dr. Philip Incao, declara que, “la conclusión es obvia que los riesgos [18] de vacunación de la hepatitis B pesan mucho más que los beneficios. Una vez una vacuna es obligatoriamente asignada, el fabricante de la vacuna ya no es responsable de las reacciones adversas de la misma.”

Una importante observación del Dr. W.B. Clarke, que el cáncer no fue encontrado en individuos sin vacunar demanda una explicación, y una parece venidera ahora. Todas las vacunas administradas un corto período corto de tiempo a un sistema inmunológico inmaduro vacían la glándula del timo (la glándula primaria involucrada en las reacciones inmunes) de las irreemplazables células inmunes inmaduras.

Cada una de estas células podría haberse multiplicado y desarrollado en un ejército de valiosas células para combatir la infección y el crecimiento de células anormales. Cuando estas células inmunes se han agotado, la inmunidad permanente no puede aparecer. La Fundación Arthur de Investigación en Tucson, Arizona estima que hasta el 60% de nuestro sistema inmunológico podría estar agotado [19] por las múltiples vacunas en masa. (Ahora se requieren 36 para los niños).

Sólo el 10% de células inmunes están permanentemente perdidas cuando a un niño se le permite desarrollar la inmunidad natural de la enfermedad. ¡Es necesario que haya una grave preocupación sobre éstas vacunaciones que lesionan el sistema inmunológico!

¿Pueden las personas que aprueban estas vacunaciones en masa saber que están dañando la salud de estos niños, muchos de los cuales están siendo condenados a requerir muchos cuidados médicos en el futuro?

Hay una fuerte evidencia disponible que el desarrollo del sistema inmunológico después de contraer las enfermedades infantiles usuales madura y le da capacidad de luchar infecciones y células malignas en el futuro.

El uso de vacunas múltiples que previenen la inmunidad natural promueve el desarrollo de alergias y asma. Un estudio de Nueva Zelanda descubrió que el 23% de los niños vacunados desarrollan asma, comparado con cero en los niños no vacunados.

El cáncer era una enfermedad muy rara en 1890. Esta evidencia sobre la lesión del sistema inmunológico por la vacuna se permite el lujo de una explicación plausible para el Dr. Clarke, encontrando que solo individuos vacunados contraían cáncer. Algún cambio adverso radical en la salud ocurrió en los tempranos 1900s para permitir que el cáncer explotara y la razón parece ser la vacunación.

Las vacunas son un fenómeno antinatural. Mi suposición es que si suficientes personas dijeran no a las inmunizaciones, habría una llamativa mejora en la salud general con la naturaleza de vuelta ocupándose de las inmunizaciones en vez del hombre. Vacunar a un niño debe ser una opción, no un requisito. Las exenciones médicas y religiosas son permitidas en la mayoría de los estados.

Cuando las políticas gubernamentales requieren las vacunaciones antes de que los niños entren en la coerción de las escuelas ha rechazado la falta de evidencia de la eficacia y seguridad de la vacuna. No hay ninguna prueba que las vacunas funcionen y nunca son estudiadas para la seguridad antes del descargo. Mi opinión es que hay aplastante evidencia que las vacunas son peligrosas y la única razón para su existencia es aumentar ganancias de las empresas farmacéuticas.

Si le obligan a que inmunice a sus niños que para que pueden entrar en la escuela, obtenga una declaración notariada del director de la instalación, de que ellos aceptarán la completa responsabilidad financiera por cualquier reacción adversa de la vacuna. Puesto que hay por lo menos un riesgo del 2 por ciento de una seria reacción adversa, ellos pueden ser lo suficientemente listos para permitirle a su niño escapar de un procedimiento peligroso.

Una reciente legislación pasada por el Congreso le da el poder al gobierno para encarcelar a las personas que se niegan a recibir las vacunas (viruela, ántrax, etc).

Notas de pie de página:

1. Null Gary Vaccination: An Analysis of the Health Risks- Part Townsend Letter for Doctors & Patients Dec. 2003 pg 78

2. Mullins Eustace Murder by Injection pg 132 The National Council for Medical Research, P. O. Box 1105, Staunton, Virginia 24401

3. Gary Null Interview with Dr. Dean Black April 7, 1995

4. de Melker HE, et al Pertussis in the Netherlands: an outbreak despite high levels of immunization with whole-cell vaccine Emerging Infectious Diseases 1997; 3(2): 175-8 Centers for Disease Control

5. Gary Null Interview with Walene James, April 6, 1995

6. Torch WS Diptheria-pertussis-tetanus (DPT) immunizations: a potential cause of the sudden infant death syndrome (SIDS) Neurology 1982; 32-4 A169 abstract.

7. Collin Jonathan The Townsend Letter for Doctors & Patients 1988 abstracted in Horowitz L. Emerging Viruses Aids & Ebola pg 1-5

8. Harris RJ et al Contaminant viruses in two live vaccines produced in chick cells.J Hyg (London) 1966 Mar:64(1) : 1-7

9. Horowitz Leonard G. Emerging Viruses AIDS & Ebola pg 484

10. Vilchez RA et al Association between simian virus 40 and non-Hodgekin lymphoma Lancet 2002 Mar 9;359(9309):817-823

11. Bu X A study of simian virus 40 infection and its origin in human brain tumors Zhonghu Liu Xing Bing Xue Zhi 2000 Feb;21 (1):19-21

12. Friedrich F. et al temporal association between the isolation of Sabin-related poliovirus vaccine strains and the Guillan-Barre syndrome Rev Inst Med Trop Sao Paulo 1996 Jan-Feb; 38(1):55-8

13. Horowitz Leonard Emerging Viruses: Aids and Ebola pg 492

14. Horowitz Leonard G Emerging Viruses: Aids & Ebola pg 378-88 Tetrahedron Inc. Suite 147, 206 North 4th Ave. Sandpoint, Idaho 83864 1-888-508-4787 tetra@tetrahedron.org

15. Null, Gary Vaccination: An Anatysis of the health risks-Part 3 Townsend letter for doctors & patients Dec. 2003 pg 78

16. Classen, JB et al. Association between type 1 diabetes and Hib vaccine BMJ 1999; 319:1133

17. Brain 9/01

18. Incao, philip M.D. Letter to representative Dale Van Vyven, Ohio House of Representatives March 1, 1999 provided to http://www.garynull.com by The Natural Immunity Information Network

19. Rowen Robert Your first consultation with Dr. Rowen pg 20
En EU se empiezan a rebelar contra las vacunas:

VIDEOS: AQUI
http://infowars.com/articles/science/vaccines_national_revolt_against_dangerous_vaccines.htm

Anuncios

One Response to Vacunas, ¿Un gran mito y un gigantesco negocio?

  1. desevilla dice:

    esta clarisimo que sacan muuucho dinero, no les interesa. por poner un ejemplo, el sida, las farmaceuticas ganan cantidades indecentes de dinero comerciando con los medicamentos, se lo venden a los gobiernos que son los que dosifican las dosis a los enfermos, lo mas seguro es que la cura para el sida ya exista, otra cosa es que la vayan a sacar a la luz, seria una perdida de negocio para estos hijos de puta, lo mas gracioso es que a quien le interese la teoria reptil, el simbolo de la medicina desde tiempos de la antigua grecia son dos serpientes entrelazadas, por que sera?? este mundo se va al carajo, y 2012 posiblemente sea el punto limite, ya sea para bien o para mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: